(998) 267-96-83 ventasweb@aquacun.com
Nadar después de comer: ¿Realidad o mito?

Nadar después de comer: ¿Realidad o mito?

Todos crecimos rodeados de mitos alrededor de nuestros juegos y diversiones. Así como seguramente nos asustaban con el robachicos o con el dentista, los días en la alberca tenían un mito especial.

¿Por qué nos decían que no podíamos nadar después de comer?

Esto es algo que todos hemos escuchado de nuestras mamás principalmente. Nos decían que debíamos esperar una hora o más terminando de comer.

La razón era que podría ser peligroso, pues nos podía dar un calambre o un dolor abdominal (mejor conocido como dolor de caballo) y, en el peor de los casos, ahogarnos.

De chicos eso implicaba perder hasta una hora de juegos en la alberca o en el mar y era horrible.

Cuando crecimos nos empezamos a preguntar si había algo de cierto detrás de esta creencia o si era un truco de las mamás para que las dejáramos descansar un rato después de la comida.

Seguramente todos los que estamos leyendo esto hemos intentado meternos al agua con el estómago lleno y hemos sobrevivido, aunque siempre que lo hacemos, pensamos en las palabras de nuestras mamás y nadamos con miedo…

Así que decidimos investigar si esto es verdad o es un mito… Y esto fue lo que encontramos:

¿Qué nos dice la ciencia?

Un estudio publicado en 1908 en Scouting for Boys, afirma que si te metes a nadar antes de que tu cuerpo termine de hacer la digestión, puedes sufrir calambres tan dolorosos que te impedirían moverte, haciendo que te ahogaras.

La explicación científica detrás de esto es muy lógica: cuando comemos, nuestro corazón bombea una gran cantidad de sangre a nuestro estómago para llevar a cabo la digestión.

Al momento de comenzar a nadar, la sangre también circula hacia los músculos, y este desvío es lo que podría causar un calambre.

Aunque la explicación suena bastante lógica, no se ha comprobado que esto pueda causar una parálisis del cuerpo que lleve al ahogamiento.

¿Qué pasa si se trata de practicar natación?

Según BBC Mundo, los nadadores profesionales se aseguran de no competir con el estómago lleno, pero sí con la cantidad suficiente de alimento para tener la energía que necesitan para un buen desempeño en la alberca.

La única realidad es que tenemos suficiente sangre para que todas las partes de nuestro cuerpo continúen haciendo sus funciones correctamente.

Incluso, durante el ejercicio, nuestros cuerpos producen adrenalina, la cual ayuda a que el oxígeno llegue a los músculos y evita cualquier tipo de calambres.

¿Y si se trata de refrescarnos, o sólo darse un chapuzón?

Mientras no se trate de nadar distancias enormes o profesionales, los niños están perfectamente a salvo y sin riesgo de ahogarse.

Esto quiere decir que comer no es una excusa para esperar a darse un chapuzón o refrescarse en la alberca. Lo que sí se recomienda es no ingresar al agua demasiado lleno o fatigado.

Entonces, es 100% mito el hecho de que te puedas ahogar si nadas después de comer… Aunque sigue siendo una excelente manera de mantener a los niños fuera de la alberca si quieres descansar un rato.

¿Qué debemos hacer en el caso de que sí exista un calambre?

Los calambres en las extremidades pueden ser un poco dolorosos, pero si te relajas y mantienes la calma se pasan y podrás regresar a nadar con tranquilidad.

Si llegas a sentir un calambre en medio del mar o en una alberca profunda, sólo trata de llevar tu cuerpo a la posición de “muertito” (boca arriba, flotando sobre el agua), relájate y deja que pase.

Lo que jamás debemos hacer es descuidar a los niños dentro del agua para evitar cualquier tipo de accidentes. En este blog podrás encontrar algunos consejos importantes para la seguridad de tus hijos en la alberca.

Si estás cansada y no quieres que tus hijos se metan al agua después de comer, puedes seguir aplicando el mito de los calambres hasta que tengan edad suficiente para cuidarse solos y saber cómo reaccionar ante un calambre.

Cómo detectar una fuga de agua en tu alberca

Cómo detectar una fuga de agua en tu alberca

Aquí te presentamos un buen tip para saber si tu alberca tiene una fuga, ya sea porque notas el nivel del agua cada vez más bajo, porque ves rastros de humedad o goteras por las tuberías.

Pero primero, vamos a ver algo rápido algo sobre fugas.

Hay 2 tipos de fugas

1. Fuga en la red de una alberca:
Esto pasa cuando la red de suministro de agua de la alberca sufre algún daño, ya sea en la tubería, en alguna válvula o conexión, o en alguno de los equipos, derivado del desgaste normal o de un golpe accidental.

Este tipo de fugas es muy evidente, por lo cual lo único que resta por hacer es llamar al experto en albercas para que nos ayude a resolverlo, o si es algo muy sencillo, puede ser un plomero.

2. Fuga en el vaso de la alberca:
El vaso es la estructura de tu alberca que contiene el agua. Si tienes una fuga aquí, no será sencilla de detectar y requiere una labor más especializada para arreglarse. Por esto te recomendamos llamar a tu experto en albercas para que lo confirme y te ayude a solucionarlo, para que tu alberca quede como nueva.

Pero, ¿Cómo puedes saber si es un problema en el vaso de la alberca?
Para que tengas una razón de llamar al experto, te vamos a decir cómo puedes hacer una prueba muy sencilla.

Así, detectarássi el nivel de agua está bajando más de lo normal. No es una prueba exacta, pero es muy confiable. Lo único que necesitas es un recipiente de plástico sin tapa, de preferencia transparente, y un marcador color oscuro.

Paso 1:Apaga la función que llena tu alberca automáticamente.

Paso 2:Pon el recipiente de plástico sobre el primer escalón de la alberca (no debe estar sumergido completamente o necesitarás uno más alto). Marca el nivel del agua actual de la alberca en el exterior del recipiente.

Paso 3:Llena el recipiente con agua de la alberca hasta la marca que acabas de hacer. Asegúrate de que el nivel en ambos lados sea igual.

Paso 4: Marca el nivel del agua en el interior del recipiente.

Paso 5: Espera entre 2 y 3 días.

Paso 6: Si el nivel del agua de la alberca es más bajo que el nivel del recipiente, hay una fuga. Si los dos niveles son iguales,no existe fuga.

Es muy importante que no lleves a cabo ninguna actividad en tu alberca durante la prueba, para que solo pierda agua por evaporación o por una posible fuga. No la utilices hasta que el proceso termine. Si llueve o hace viento, tendrás que empezar de nuevo.

¿Qué sigue después?
Si consideras que tu alberca tiene una fuga, debes llamar a un experto constructor de albercas o al proveedor que te da el servicio de mantenimiento. No te recomendamos hacer “arreglos mágicos” que no te van a solucionar el problema correctamente. Además el problema se puede hacer peor si dejas pasar el tiempo.

Dependiendo el tipo de fuga, el experto debe revisar cada detalle de tu alberca para encontrarla. La alberca debe ser vaciada completamente y revisada a detalle. A veces es más de una fuga, por lo que debes pedir que se haga una valoración muy completa.

¿Cómo evitar las fugas en el vaso de la alberca?
Si quieres evitar al máximo que tu alberca tenga fugas en el vaso o en otras instalaciones, debes escoger con cuidado al constructor. Desde el diseño hasta los acabados y accesorios, todo cuenta para que tu alberca sea segura, funcional y bella.

Albercas con Mosaico Veneciano

Albercas con Mosaico Veneciano

El Mosaico Veneciano es una de las manifestaciones artísticas más antiguas de la humanidad. En México la familia Perdomo junto a maestros mosaiquistas y con la influencia de artistas como Diego Rivera y Alfaro Siqueiros, fundaron la primera fábrica en América.

El Mosaico Veneciano está hecho de una pasta de vidrio que es fundida a 1400°C, por lo cual el resultado es un producto de enorme dureza y con un brillo que perdura en el tiempo. Existen obras realizadas en los 50’s que se encuentran hoy en condiciones excepcionales.

Los principales atributos del mosaico veneciano son:

  • Una gran riqueza de colores, texturas y acabados.
  • Conserva la profundidad de color, la pureza y riqueza de tonos.
  • No pierde brillo y requiere un mínimo mantenimiento.

Cuida tu inversión por muchos años
El Mosaico Veneciano es una inversión que influye en la belleza de tu alberca y la protege, actuando como un excelente recubrimiento. Este material se funde a altas temperaturas con colorantes minerales, lo cual le aporta una sorprendente resistencia.

Además se mantiene intacto ante la variación de la temperatura exterior y su color no sufre cambios con el tiempo, gracias a este proceso de templado. Es fácil de limpiar, no absorbe olores, es impermeable, no inflamable y es resistente a los agentes químicos.

La diferencia de contar con la asesoría de un experto
Ya tenemos claro que el Mosaico Veneciano es una excelente opción para decorar la alberca y proteger tu inversión en el tiempo. Es un revestimiento que exalta la creatividad, ya que se pueden lograr infinidad de diseños y combinaciones.

Se debe definir el patrón de colores que armonice con el diseño arquitectónico de la casa o con el estilo del patio. Hay que seleccionar la iluminación que logrará resaltar la belleza del mosaico por la noche. Todo esto puede ser resuelto exitosamente con el apoyo de un experto.

Ponerse en las manos de un experto es una gran idea, ya que un arquitecto especializado en el diseño y construcción de albercas, conoce todos los aspectos que debe tomar en cuenta para recomendar la mejor solución en cada caso.

No solo se trata de decidir el color del mosaico o diseñar un patrón adecuado, sino que a la hora de hacerlo realidad, la instalación de un mosaico veneciano es un trabajo artesanal, que debe ser realizado con gran destreza para obtener un resultado de calidad y de espectacular belleza.

La combinación de experiencia e innovación para utilizar un material sofisticado como este, en conjunto con la tecnología de vanguardia que existe disponible para los procesos de limpieza, purificación y control de los equipos de la alberca, es invaluable.

El resultado final que se busca en cada proyecto es una alberca espectacular. Que logre integrarse con la casa y el patio. Que sea funcional para disfrutarla al bañarse, relajarse después de un día de trabajo o al hacer un evento con invitados el fin de semana.a

7 formas de iluminar las albercas

7 formas de iluminar las albercas

Haz de tu alberca un espectáculo nocturno.

La iluminación de tu alberca es indispensable, ya que es la forma más cómoda de disfrutarla en la noche cuando se te antoja un chapuzón. Pero además la iluminación hace que tu alberca luzca maravillosa, sobre todo si se incluyen efectos de agua con colores.

Existen varias opciones para iluminar tu alberca, tu tina de hidromasaje o incluso el entorno alrededor. Las luces LED son las más comunes ya que además de ser muy brillantes, son muy eficientes en el consumo de energía, lo cual permite que se usen en mayor cantidad.

Puedes instalar en tu alberca deslumbrantes luces que cambian de color, creando un arcoiris de efectos luminosos subacuáticos, luces blancas estándar incandescentes e iluminación halógena para lograr vistosos efectos bajo el agua, y fibras ópticas para el perímetro.

Te presentamos 7 diferentes opciones para iluminar tu alberca y hacerla espectacular:

1. Luces blancas

Son las luces más comunes para iluminar tu alberca en todos los espacios. Las luces LED sumergibles blancas, combinan el ahorro de energía con una gran intensidad luminosa.
Son luces LED blancas muy brillantes que consumen hasta un 89% menos de energía en comparación con las luces incandescentes.
El lente puede rotar hasta 180° para ofrecer un diseño de haz amplio (estándar) o un diseño de haz angosto.

2. Luces de colores

Son luces LED sumergibles que cuentan con 5 diferentes colores. Cuentan con 5 colores fijos predeterminados (verde, blanco, azul, magenta y rojo) y 7 “espectáculos de colores” que vienen preprogramados.
Luces LED brillantes y eficientes para iluminación sumergible de albercas y spas, con excelente uniformidad en cuanto a intensidad y color..
Excelente eficiencia energética. Consumen hasta 50% menos de energía que otras opciones.
El lente de estas luces puede rotar hasta 180° para ofrecer un diseño de haz amplio (estándar) o un diseño de haz angosto.

3. Luces blancas de poca profundidad

Iluminación LED blanca en las partes menos profundas de tu alberca. Ofrecen una iluminación nítida y brillante con 2 niveles de atenuación.
Excelentes para escalones y entradas tipo playa.
El complemento perfecto de las luces LED blancas normales.
Excelente eficiencia energética.

4. Luces de colores de baja profundidad

Agrega un efecto multicolor con iluminación LED en las partes menos profundas de tu alberca. 7 espectáculos de luces preprogramados y 5 colores fijos.
El complemento perfecto de las luces LED para alberca normales, para espectáculos de luces de colores, sincronizadas y dinámicas.
Excelente eficiencia energética.

5. Chorros de luz de colores

Chorros de colores brillantes que salen del borde de la alberca o del jardín. Son arcos de agua uniformes, elegantes y llamativos de agua brillantemente iluminada, que le añaden una vista y sonidos impactantes al área de tu alberca, al crear chorros que son transparentes de día y muy coloridos de nocheLos chorros pueden alcanzar una altura de 2 metros y proyectarse hasta 2.5 metros hacia tu alberca, spa u otro elemento de agua.
Los efectos de la iluminación nocturna pueden programarse con un color estable o para cambiar continuamente a una variedad de colores.
La instalación se hace al ras de la superficie, sin bordes antiestéticos o inseguros.
Los chorros de agua se ajustan en forma vertical de 62 a 75° para crear diferentes alturas y formas de arco.
La dirección hacia la izquierda y la derecha puede ajustarse hasta 60°.

6. Borbotones con luces LED de colores

Haz que tu alberca cobre vida, con agua de colores en movimiento. Un espectáculo de agua en movimiento de día y un fascinante show de luces intensas de noche. Los borbotones con luces LED te permiten ahorrar energía y transformar tu alberca en un espectáculo mágico. 5 colores fijos; 7 fascinantes espectáculos de luces.
Chorro de hasta 60 cm de altura.
Diseñada para usar en agua con una profundidad de 5 a 25 cm.
La baja demanda de agua permite instalar varias unidades por alberca.

7. Luces Star Floor

Tu alberca puede convertirse en un verdadero espacio estelar. Ya sea que estés nadando o disfrutando de una velada en tu jardín al lado de tu alberca, las luces LED Star Floor asemejan la vista del espacio en una noche clara con estrellas brillantes. Este concepto le agrega una sensación visual maravillosa a la vista de tu alberca.Puedes decidir el volumen y la distribución de acuerdo a tu gusto o el tamaño de tu alberca.

8 consejos para evitar accidentes en la alberca

8 consejos para evitar accidentes en la alberca

Nadar es una actividad muy divertida, pero también peligrosa, especialmente si el que cae en una alberca es un niño y no sabe nadar. El ahogamiento por algunos segundos, puede traer consecuencias graves a la salud de los niños, e incluso la muerte. La American Academy of Pediatrics sugiere algunas medidas preventivas para cuidar la seguridad de tus hijos en la alberca.

1. No dejes a los niños en la alberca sin supervisión. La persona que los cuide debe saber cómo administrar resucitación cardiopulmonar.

2. No dejes a un niño solo cerca de una alberca y menos dentro de ella.

3. No olvides juguetes dentro de la alberca o en sus alrededores.

4. Rodea la piscina con una cerca de no menos de 1.2 metros de altura, con una cerradura en la puerta para que no esté al alcance de los niños.

5. Inscribe a tus hijos en clases de natación lo más pronto posible. De uno a cuatro años es lo más recomendable.

6. Aunque los niños sepan nadar, no dejes estar al pendiente cuando estén en la alberca y enséñalos a que no jueguen cerca de desagüe.

7. Por ninguna razón te alejes de los niños que no saben nadar.

8. Enseña a los niños a no correr, empujarse ni saltar unos sobre otros cerca del agua.

Si bien es cierto que el agua proporciona horas de gran placer y de ejercicio para los niños, también es una trampa mortal si no tomas las precauciones apropiadas para protegerlos.

Un niño pequeño puede ahogarse rápidamente en unos 2.5 cm de agua en una tina si se deja sin supervisión. A los dos minutos de sumergirse, se queda inconsciente; si se mantiene sumergido por cuatro o seis minutos y no llega a ahogarse, sufre daño cerebral irreversible.

Alrededor de 20% de los sobrevivientes de un ahogamiento sufren discapacidad neurológica severa y permanente.

Este tipo de accidentes en la mayoría de los casos se puede prevenir. Recuerda que, aunque tu hijo sepa nadar, no garantiza su total seguridad. ¡No te descuides!